27.05.2014 18:56 Antiguedad: 3 yrs

Desplazarse en bicicleta consigue ahorrar 2.000€ en gasto sanitario


Gasto sanitario: montar en bicicleta ahorra 2.000 euros al año

Un estudio del Instituto alemán Fraunhofer de Investigación sobre Sistemas e Innovación, ISI, realizado por encargo del Ministerio Federal alemán de Medioambiente ha dado como resultado que los ciclistas ahorran una cantidad importante en gasto sanitario. Sobre todo los que usan la bicicleta, en lugar del coche, para ir al trabajo ahorran cantidades importantes en hospital y tratamientos. El motivo es que montar en bici refuerza el sistema cardiovascular y, además, protege al mismo tiempo el aparato locomotor ya que pedalear descarga las articulaciones.

Así, los trabajadores que cambian la bici por el coche en sus desplazamientos diarios al trabajo, ahorran desde el punto de vista estadístico alrededor de 2.000 euros anuales en gastos de tratamientos en caso de enfermedad. El estudio añade, que si hubiese más personas que montaran en bicicleta, éstas ganarían además en “tiempo de vida sana”.

Sin embargo, este resultado no sorprende demasiado, ya que desde hace tiempo se sabe que pedalear es bueno para la salud. A pesar de ello todavía hay personas que se oponen a desplazarse al trabajo en bicicleta. El argumento para ello suele ser que ir en bicicleta eleva el peligro de sufrir un accidente, y que los ciclistas están expuestos a un daño mayor debido a las emisiones contaminantes del tráfico rodado.

A pesar del riesgo de accidente, pedaleando se ahorra dinero

Aún más interesante es otro resultado del estudio con el barroco título de “Aspectos económicos de medidas no técnicas para la reducción de emisiones en el tráfico rodado”, según el cual, incluso teniendo en cuenta estos dos aspectos negativos de montar en bicicleta, se llega al resultado de que el gasto sanitario anual de un ciclista es, de media, unos 1.000 euros inferior que el de un conductor de coche.

Con ello, este estudio demuestra que planes de amplio alcance sobre la bicicleta como el de Londres o Copenhague también puede ser válidos para las grandes ciudades alemanas, pues no solo se reducen los gastos de cada persona a modo individual cuando se pasan del coche a la bicicleta, sino también los de la sociedad en conjunto: por un lado de forma indirecta a través de la reducción de las emisiones contaminantes y por otro de forma directa, debido a los menores costes del seguro de enfermedad y un menor uso de las urgencias.

Así pues, frente al automovilista se puede argumentar claramente que el ciclista prolonga su vida cuando se desplaza en bici al trabajo y, además, ahorra dinero.

Autor: Felix Ehrenfried, de la revista WirtschaftsWoche, 21.05.2013


Hans Bloem Representaciones Logo